30 de septiembre Braquiterapia para cáncer de Cérvix y Endometrio




Braquiterapia para cáncer de Cérvix y Endometrio

La Braquiterapia es una forma de tratamiento con radioterapia. Su significado deriva del Griego “Brachys” = Cerca. Se utilizan radioisótopos dentro o cerca de la zona que se quiere tratar. Se puede utilizar para muchas patologías, como próstata, mama, cérvix, endometrio, piel, etc.

Esta técnica se puede utilizar como monoterapia o acompañando a quimioterapia o radioterapia externa. Puede ser intersticial, endocavitaria, endoluminal o de contacto dependiendo de donde se coloque la fuente radiactiva.

Lo interesante de la Braquiterapia es que se puede dar una dosis alta de radiación en un sitio específico con una marcada disminución de dosis en órganos cercanos y por lo tanto minimiza la posibilidad de reacciones adversas.

Actualmente en nuestro centro de Radioterapia contamos con un Equipo de Braquiterapia de Alta tasa que nos permite realizar tratamientos en un corto período de tiempo, sin necesidad de internación de la paciente. Es un tratamiento ambulatorio.

Se requiere de un equipo profesional altamente capacitado para poder desarrollar dicha técnica, además de contar con la tecnología y equipamiento necesarios.

Procedimiento en Braquiterapia ginecológica:

El procedimiento consta de varias etapas. El cual tiene una duración aproximada de 1 hora en total. Primero se coloca a la paciente en posición ginecológica y se realiza el lavado y limpieza de la región, con posterior colocación de una sonda vesical. En otra etapa se coloca el especulo y se canaliza el cuello uterino para realizar la correspondiente histerometría. Luego se procede a colocar el Tandem y los Colpostatos o si corresponde cilindro vaginal, son los elementos propios del equipo de Braquiterapia por donde se va a mover la fuente radioactiva. Una vez colocados éstos se realizan Rx ortogonales (frente y perfil) para luego, con un software especial para planificación de tratamiento de Braquiterapia, se realice la planificación y dosimetría de la zona a tratar. Una vez finalizada la planificación se procede a iniciar el tratamiento. Finalizado el tiempo de exposición a la fuente radioactiva, se extrae el dispositivo y la sonda vesical. La paciente de retira con indicaciones médicas y pautas de alarma a su domicilio.

El número de aplicaciones por lo general varía entre 2 y 4, dependiendo del antecedente quirúrgico, la anatomía patológica y la planificación, siendo lo más frecuente 4 fracciones 2 veces por semana.

Es un procedimiento bien tolerado y con baja probabilidad de reacciones adversas.



Equipo Médico de Braquiterapia: Dra. Colonna Mónica, Dra. Broda Estela, Dr. Converso Pablo, Dr. Mattio Mauro.